lunes, agosto 07, 2006

Observador privilegiado

Tendría unos doce o trece años cuando, mientras caminaba todavía medio dormido y con frío rumbo al colegio, algo llamó mi atención en esa oscura mañana de invierno.
En un balcón iluminado al otro lado de la calle podía apreciar como un hombre joven, de unos veinte años, se paseaba semidesnudo por la habitación.

Lo que observaba me fascinó y perturbó, al punto de obligarme a disminuir el paso hasta casi detenerme.

No era la primera vez que veía un hombre con poca ropa, pero en esta oportunidad había algo especial. Quizá la naturalidad con que él exhibía un acto que para mí pertenecía a la más absoluta intimidad, y del cual yo era observador privilegiado. Y para qué negarlo, también me cautivó que se tratara de un sujeto bastante atractivo, con un cuerpo que todavía recuerdo como fibroso y de torso velludo: un físico masculino en todo su esplendor.

Yo avanzaba en cámara lenta, tratando de capturar todos los detalles. Fueron segundos estirados al máximo, hasta que el tipo abandonó la habitación, permitiéndome –muy a mi pesar- proseguir con mi rutina diaria.

Liberado del hechizo, me sentí culpable por la forma en que había actuado. ¿¡Cómo era posible que reaccionara de esa forma ante la visión de un hombre vistiéndose!?

Opté por atribuirlo a la simple curiosidad; al confuso fenómeno del despertar sexual, propio de esos años púberes.

Sin embargo, esas explicaciones no podían ocultar que, posteriormente, cada mañana echaba una rápida mirada a ese balcón, esperando que se repitiera la escena; lo que nunca más ocurrió (después supe que esa casa ofrecía albergue a turistas).

Ni tampoco acallaron el hecho que esos breves segundos pasaron a alimentar fantasías adolescentes, y que aún hoy constituyen uno de los momentos más eróticos de los cuales tengo recuerdo.

11 Comments:

Blogger bouclés argent said...

wau el primero en comentar el realmente erotico episodio que contaste... tengo visualizado perffectamente al hombre fibroso de pelo en pecho..jejeje...

tambien recuerdo ese sentimiento de.."¿¡ como es posible de que me cause tanto interes y satisfaccion mirar a un HOMBRE?!"..sentimiento que dejé pasar rapidamente y me sentré en disfrutar el "objeto" en cuestion :P

que bonita historia de tu relacion padre-hermano...siempre quize tener un hermano mayor, para tener esa cercanía que no se puede lograr con los padres a vecez.. claro que con los coscorrones...paso...ajaja

saludos

2:07 a. m.  
Blogger C.- said...

Si po bien californiano tu episodio...
Y cuentame que calle ??? donde fue??
Mira que en una de esas ja ja ja
Ya oh
Cuidate Lastarrino
Bye

11:07 a. m.  
Blogger LaRomané said...

O sea...quedaste marcando ocupado....tu tu tu tu (tono ocupado).

Carinos
x0x0x0x
LaRomane

2:18 p. m.  
Blogger Julius said...

No sabes lo mucho que disfruto este tipo de historias. El despertar, las primeras dudas. Me transporté.
Tú me caes tam, pero TAN bien.

Muchos abrazos,

JUL.

7:36 p. m.  
Blogger J. said...

Este post me recordó uno que hice hace como un año (junio)... este

http://meafecta.blogspot.com/2005/06/con-solo-mirarte.html

Efectivamente, esos instintos son más fuertes que el terremoto simulado de valpo, y más en esas edades... en realidad ahora también se disfrutan, tal vez eso es lo rico del erotismo, es simple, es instinto.

Slds

8:13 p. m.  
Blogger Ya no me engañas, descubrí tu blog said...

cómo te explico el suplicio cuando eso pasa con los vecinos de la casa de adelante y la de atrás...

8:32 p. m.  
Blogger Remus said...

El comentario de J me despertó la curiosidad y fui a leer su post (favor enviar la dirección del tipo con el tatuaje).
El punto es que me puse a releer otros posts antiguos y sus comentarios, y en uno de esos me encuentro con esta joyita:

"Julius dijo...
Zara tiene buen corte en camisas. Le hacen un par de pinzas en la parte baja de la espalda que hacen que ésta se pegue al cuerpo y no quede como un globo.
Lo más importante y que puede ser el detalle número uno para identificar a un nerd son esos botones en las puntas de los cuellos. Evitalos a toda costa.
Suerte!

23 junio, 2005 12:04"

Qué puedo decir, todavía me estoy riendo.

9:54 p. m.  
Blogger J a v i e r said...

Hace varios años (cerca de 8), tenia un vecino de departamento, yo tenia 24 y el 34. En ese tiempo no habia asumido de frenton qeu me gustaban los chicos, pero el ejercía sobre mi una atracción increible. Una vez cuando fui a dejarle algo a su departamento wowww!!!!! el abrio la puerta, recien saliendo de la ducha, solo con una toalla en la cintura...me hizo pasar. Ja, nada de lo que piensas podria haber pasado, solo me ofrecio una cerveza y fue a vestirse..para mi, uno de mis primeros despertares sexuales...uf (uqe recuerdo). Bueno me volvi un fizgon con el, hasta por el ojo magico lo miraba cuando sentia su puerta del depto.
Pd. tb lei el post de J. (bien horny, y creo que todos tenemos alguna historia asi)
un abrazo
javier

9:28 a. m.  
Blogger Yo Claudio said...

Muy interesante, tu episodio, ojalá a todos nos sucedieran.

Un abrazo,
Yo, Claudio.

4:15 p. m.  
Blogger Pablillous said...

uff esas ventanas indiscretas son lejos de lo mas calenton,, solo superadas por los camarines y locker rooms..

abrazos

12:01 a. m.  
Blogger christmastree said...

interesante interesante
nice blog
afortunadamente no he tenido tales experiencias...o a lo menos a ese nivel...

regards,

A.

6:48 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home