domingo, enero 28, 2007

2.

Me gusta calentar. El juego previo de explorar el cuerpo de la otra persona, descubrir sus puntos sensibles y explotarlos. Jadeos, cambios en la piel, pequeños sobresaltos, son parte de un lenguaje corporal que he ido aprendiendo leer, porque que me gusta ser dedicado en lo que hago.
Las tres cucharadas y a la papa, no va conmigo; aunque en ocasiones también me ha proporcionado instantes increíbles.
Pero no sólo de penetración vive el hombre. Hay infinitos otros puntos que ofrecen placeres nuevos, distintos, únicos, pero que requieren darse el tiempo de prestarles atención.
Recorrer con los dedos o la lengua la columna del otro; mordisquear y acariciar suavemente la parte interior de los muslos, rozando el escroto y viendo como el pene cobra vida, clamando atención; acariciar las tetillas, generando esa sensación corporal tan única, a hombre; sostener en alto los brazos de la pareja, besar sus axilas y proseguir formando un camino húmedo hasta las muñecas, mientras la otra persona yace entregada, dejándose hacer. Y mil caricias más.
Porque el buen sexo requiere tener la confianza para bajar las defensas y permitirse disfrutar. Es entonces cuando alcanza un grado de belleza inigualable.
Y mientras se otorga ese placer –que por supuesto debe ser mutuo-, uno también va conociendo sus propios gustos, enriqueciendo el código privado de los amantes.
Así, yo he descubierto que en general me excita el viril aroma del bajo vientre y la entrepierna, tan distinto al resto del cuerpo; esa agradable sensación pegajosa de dos pechos juntos, tibios y transpirados; jugar distraídamente con los vellos de las piernas y acariciar las nalgas; escuchar la respiración agitada del otro, cuando mis labios se mueven desde su oreja, por el cuello a la nuca; mirar fijamente a los ojos y ver la calentura en su rostro.
Y cuando esa seducción está hecha, y todos los sentidos están afinados y expectantes, dejar que arremeta la pasión, el desenfreno, la caricia brusca, el lamerse enteros y los besos desesperados. El no aguantar más y fundirse en uno.
Ternura y pasión, esa es la mezcla que me gusta. Sexo de horas… en realidad sin tiempo. Simplemente lo que tenga durar.

8 Comments:

Blogger Ya no me engañas, descubrí tu blog said...

jajajaja lo que pedía tu público!!! pronostico sobre 15 comments... a ver cómo va....

7:09 p. m.  
Blogger Doso said...

wajajaja Que onda!!! El infaltable puto??? Astrolloron y sus historias cachondas???
Nooooo!!! Remus en pleno....

Comparto hartas cosas de las que ud disfruta y describio... muy bien!!!

Abrazos
DOSO

7:46 p. m.  
Blogger J. said...

Prueba superada!!

:)

Slds

8:29 p. m.  
Blogger el doc said...

Ahora tendrás la dificil tarea de hacer un post facho tan bueno (aunque jamás tan cachondo) como éste.

12:28 a. m.  
Blogger Blefaroplastía said...

Respuesta a su comment: esta sin duda.

B.

3:05 a. m.  
Blogger J a v i e r said...

Que sutileza pare reflejar muchas de las cosas que todos sentimos, creo qeu te has ganado la foto ansiada, paparazeare por ella jojojo.
No hay como un buen beso....o millones de besos.....esto de la besología creo que es mi fuerte
un abrazo
jvr

11:52 a. m.  
Blogger astrolloron said...

"Jovencito".
wow!!!Me he quedado sin palabras.

8:05 p. m.  
Blogger Vemod said...

Qué sutil la forma de describir, explorar,sumergir los sentidos. Simplemente hermoso.

1:31 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home