martes, julio 26, 2005

¡Fiesta, que fantástica, fantástica esta fiesta!

No fue Madonna, ni Cher, ni Barbra... Mi primera ídola fue la platinada, la italianísima, la siempre estupenda RAFAELLA CARRA (aplausos, ovaciones, plis). No me perdía ninguno de sus shows y si estábamos en el campo cuando actuaba en el Festival de Viña, me las ingeniaba para conseguir una tele en blanco y negro donde verla.
Me sabía todas sus canciones (una de las primeras que me aprendí fue Lucas... sin comentarios), y las bailaba ¡Sacudida de cabeza incluida!

Si a los seis años me podía considerar fan de alguien, fue de ella. Con Rafaella era un alma libre.

¿Y a qué viene este comentario? Es que hoy de aburrido me acordé de ella y me puse a bajar algunas de sus canciones que hace años, AÑOS, no escuchaba, pero cuyas melodías y letras permanecían intactas en lo más profundo de mi disco duro (¡Y qué letras!).

Así que aquí estoy, cantando y bailando en mi pieza; feliz como cabro chico.


Como diría mi ídola:


Cuando tengas tristeza en el alma,

cuando creas que todo acabó,

abrirás sin querer la ventana,

una mañana inundada de sol.

Y verás como pasa la banda,

y verás a la banda pasar.

Sentirás que tus penas se acaban,

porque la banda las hace olvidar.


Adiós amigo, good bye my friend.
Ciao, ciao amigo, arrivederci, aufviedersen.
Adiós amigo, good bye my friend,
sigue a la banda, que con la banda todo va bien...

2 Comments:

Blogger Imoq said...

*ovaciones*

Tendremos que echarle un ojito; me pareció muy interesante la letra. ¡A buscar las canciones!

12:14 p. m.  
Blogger marcela paz said...

ya habia olvidado lo profunda de las letras de rafaella... solo recordaba "caliente caliente eeoo, caliente caliente ooaa"

saluos

2:36 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home