martes, septiembre 06, 2005

Remus en Cancún

Odio los viajes largos en avión. Cuendo son sólo dos o tres horas, no tengo problemas, e incluso me suelo quedar dormido apenas despegamos. Pero cuando el itinerario es más prolongado, la situación es distinta. No logro conciliar el sueño, me siento incómodo, y de a poco el viaje se va transformando en tortura.
Obviamente el estar confinado a menos de un m2 de espacio es un factor clave, pero creo que además me predispongo sicológimante.
Volé el lunes en la noche a Ciudad de México, para luego de una escala de casi tres horas, seguir a Cancún. En total fueron casi 12 horas de viaje en las que con suerte habré dormido dos. Lo único que puedo decir es que afortunadamente la películas que pasaban eran entretenidas (Monster in Law y otra de una Guía Galactica que no entendí mucho), porque me permitieron aliviar el insomnio.
Pero ya las horas que llevo en Cancún me han permitido olvidar eso, y disfrutar lo que ofrece este paraíso del turismo. Este día lo tenía libre, así que lo aproveché al máximo.
Por eso, luego de tener que esperar que el hotel tuviera lista mi habitación, tomé un tour por los manglares y un recorrido en una especie de submarino por el arrecife de coral. Bien breve, pero igual bonito. Vi tortugas, rayas y una serie de pequeños peces de los más variados colores.
Luego de eso volví al hotel, y partí a la playa.
ESPECTACULAR.
Hace años que los más que hacía en mis visitas a la playa era con suerte mojarme los pies. Hoy estuve un buen rato nadando en esa verdadera piscina de aguas transparentes y tibias que es el Caribe. Ahí ya olvidé todos los achaques del viaje.
Ahora estoy en el pueblo de Cancún. Su calle principal es bastante similar en algunos sectores a lo que podría ser San Diego o Irarrázaval.
Que contraste con el sector de los hoteles, donde todo es lujo y perfección, y por lo mismo, tan aburrido.
Sorry, sé que muchos matarían por estar disfrutando de esos hoteles, pero la verdad es que les falta vida. Yo prefiero salir a caminar por una ciudad que no conozco, ver lo que hace su gente, sus diferencias con Chile, etc. Aunque por supuesto, siempre es muy agradable volver a descansar a un cómodo cuarto de hotel cinco estrellas, no lo voy a negar.
En fin, acá yo soy turista. Así lo indica la pulsera que llevo en mi muñeca izquierda y que señala el hotel al que pertenezco, casi como marca de ganado.
Y no es un detalle menor, porque si la llego a dañar o perder tengo que pagar una multa bien importante.
Así es el Cancún de los extranjeros.

10 Comments:

Blogger Eleu said...

jejeje, que rico, remus!
no sé lo que es viajar mas de 3 horas y media en avión porque cuando viaje más largo tenía menos de 5 años asi que no recuerdo nada. pero en las tres horas y media me entretengo bastante viendo como despega el avión, esperando la comida, comiéndola muy ordenadamente, jugando con las radios hasta encontrar la más freak, leyendo la revista que siempre es pésima aunque me gustaría trabajr en una, poniendome al dia con las mentiras del diario nacional o actualizandome con el local, riéndome de las turbulencias en la guata y viendo como aterrizamos.
Cancún obviamente no lo conozco pero según mi mamá es lo más fome que hay, aprovecha de ir a otras partes si puedes.
Y has vitrineado washones? Madre contaba que los mexicanos eran más feos y que los de las teleseries no se ven porque tienen su mundo aparte.
Que lo pases bien!
Bear hug,

9:33 p. m.  
Blogger Knar said...

mmmmm claro que los Mexicanos no somos feos. o si Remus?

9:37 p. m.  
Blogger dixleso said...

eso!, sacale pica no más a los pobres esclavos que quedamos atrás trabajando.
Pásalo super bien y trata de poner atención al seminario!

Pd: al final te compraste el traje de baño sexy pa' la playa???

10:49 p. m.  
Blogger J. said...

A la espera de saber que traje de baño se compró Remus, debo decir que mexico es un país que me encanta, la gente es muy simpática y la comida anda muy bien, picosa pero bien, no he stado en cancun, pero me imagino ese contraste que mencionas debe ser fuerte, pasar de un salto de Irarrazabal al Hyatt debe ser a lo menos fuerte.
Ojo con la pulsera de turista, los mexicanos son buenos pa meterte en problemas y despues pedirte coimas.

Slds.

8:38 a. m.  
Blogger Unferth said...

Ah, espero que lo pases bien. Por aquí la imagen de Cancún es la de sitio de descanso en playas de ensueño... A mi, particularmente me gusta ver otras cosas cuando viajo.
Saludos.

12:47 p. m.  
Blogger Pec said...

Buen viaje. Esa combinación de descanso y trabajo me agrada.

Saludos

3:49 p. m.  
Blogger Imoq said...

Cancún, Cancún... desde el año pasado no voy a ese paraíso del Caribe, aunque me gustan más las playas de Cuba al menos Cancún está en mi país.

Disfruta todo lo que puedas, bienvenido a México ;)

Imoq.

6:30 p. m.  
Blogger great_pretender11 said...

Don Remus,

Leo su post y ... hm... no sé, pero como que le falta entusiasmo...

Creo que no soy muy bueno para leer entre líneas, pero algo debe haber en su mente que no le está permitiendo disfrutar todo lo que Ud. quisiera...

¿O me estoy pasando rollos?

Saludos,

GP

10:19 p. m.  
Blogger Voikot said...

Te requetecontra odio... a mi lo máximo que me pasa es que me despierto en los buses Tur Bus cuando voy cabeceando encima del hombro del de al lado... llega bronceado por favor y traenos mucho tequilaaaaaa!!!!!

12:28 p. m.  
Blogger Pablillous said...

uff, yo duro como cinco minutos
antes de quedarme dormido, nunca puedo ver las peliculas...y de la comida nunca me entero..
el agua de Cancun es tan rica, pero igual Cancun es un poquito muy turistico para mi, pero de que es un paraiso lo es....
disfruta

8:27 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home