domingo, octubre 21, 2007

Supercool ¿O no?

Como este fin de semana andaba generoso y con ganas de cumplir mi rol de buen hermano mayor, se me ocurrió invitar a mis brother & sister al cine. La primera cuestión que tenía que resolver era qué película les proponía ir a ver; obviamente tenía que ser una que a mí me gustara (nunca tan desinteresado).
Porque lo dejo en claro: yo “propongo” las alternativas y descarto el resto. No estoy pa' terminar viendo cualquier bodrio por dejar la elección al (des)criterio de un par de adolescentes (es parte de mis rasgos autoritarios).

Con mi hermano (17 años) no había mayor drama, porque es como perrito nuevo, mueve la cola con cualquier película; él disfruta de ir al cine. Mi hermana en cambio (explosivos 18 años), bueno, ahí la cosa se complica un poco… en realidad harto. Yo cacho que ya le da un poco de vergüenza salir con nosotros.
Pero, yo me pregunto, ¿qué puede tener de malo para una lola acompañar a sus hermanos a ver la última de Harry Potter o Shrek?

En fin, revisando con acuciosidad casi sociológica la cartelera, opté por proponerles Supercool; película de adolescentes gringos, pero con muy buenas críticas.

Resultado: mi hermano dijo que sí altiro, mi hermana que no, porque tenía mucho que hacer. Mi idea era que saliéramos los tres, así que sugerí otro panorama, pero mi hermana puso cara de lata igual, y mi hermano, que ya se había ilusionado con la idea del cine –como perrito nuevo que ve la correa de paseo- ya estaba listo para soltar su veguino repertorio de improperios hacia la -en sus palabras- arruinapanoramas.
En vista de la situación, terminamos yendo sólo el par de brothers al teatro.
Todo bien hasta ahí.
El problema surgió cuando empezó la película y me doy cuenta que el 90% de los diálogos gira en torno a la iniciación sexual, y especialmente a la práctica tan bien difundida por nuestra criolla Naty.
Ahí como que se me formó el nudo en la guata, porque hasta esa fecha todas las películas que había llevado a ver a mis hermanos eran bien inocentonas; onda de esas que son recomendadas por la calificación cinematográfica católica (para la cual hasta La Novicia Rebelde sería “aprobada, pero con reparos”).
Tengo claro que a estas alturas mi hermano debe saber más de sexo que yo, y probablemente también ha visto más pornografía en internet (pese a lo que algunos puedan creer, nunca me ha llamado mucho la atención ese tema; encuentro más erótico lo sugerente que lo obvio), pero igual me complicaba el hecho de estar en cierta medida “validando” esas conductas tan relajadas, y eso que la película no muestra nada subido de tono.
Tienen que entender que siempre he sido un ejemplo de autoridad moral en mi familia (cof, cof), el hermano responsable y serio, de conducta irreprochable… esteee, bueno, ésa es la impresión que tienen. Entonces, igual estaba un poco complicado, en actitud de “chuta, la película que elegí”, por lo que a cada rato miraba de reojo a mi hermano para ver su reacción. Y la verdad, creo que él estaba tan cohibido como yo de estar viendo esa película conmigo (si él tuviera 25 años habríamos estado los dos muertos de la risa).
De hecho, al salir del cine casi ni comentamos la historia. Nuestro diálogo fue el siguiente:
-(Yo) “Estuvo simpática la película”
-(El) “Sí, entretenida”

A lo cual, y tras unos segundos de silencio, opté por agregar:
-(Yo) “Aunque un poquito subida de tono”
-(El) …
-(Yo) …
-(Ambos) …
-(Yo) “Tengo hambre"
-(El) “Yo también”
-(Yo) “¿Vamos a comprar papas fritas?”
-(El) “¡Ya! Pero tú invitas”
Y de la película no se habló más. En fin, supongo que son etapas del crecimiento por las que hay que transitar.

10 Comments:

Blogger el doc said...

La moraleja es que tienes que llevar al cabro a ver más películas.. me dio la impresión de que al pobre hasta llevarlo al mall ya es un tremendo panorama :D

1:35 a. m.  
Blogger Feñizio said...

Bueno, creo que es completamente comprensible lo de tu hermano. Aún hoy en dia me da un poco de pudor ver una escena subida de tono en presencia de mi familia.

Saludos

9:10 a. m.  
Blogger Blefaroplastía said...

17 años... peluito ya y capaz con algo de experiencia. Están muy precoces estos críos últimamente. Ahora hay que preguntarles a ellos para estar al día. Ta bien hacer madurar la relación encuentro yo. Una vez con mi madre compartimos una torrida y sorpresiva escena Gay por la tele. Eso fue querer morir, pero me comentó un par de cosas bastante atinadas para sus casi sixty.


ya muy latero

eso

B.

2:07 p. m.  
Blogger Carlitos said...

me saltare esos procesos, 5 años de diferencai con una y 18 con la otra hacen que con la primera no ocurran esos eventos y con la otra la elección sea obviamente determinada por ella, pero con mis reparos... no fuia ver shrek pero si fuimos a ver ratatouille.

wen fin, la película nunca me tinco por eso mismo, creo que luego de american pie, quedó todo dicho al respecto y no necesitaban joder al genero una vez más.

En todo caso 17 años, es harto mayor y debe ser por el otro tema, la imagen proyectada que vino el pudor y los colores al rostro.

saludos

3:02 p. m.  
Blogger Ya no me enganas, descubri tu blog said...

wajajajajajajaja es que me reventé de la risa imaginándolos!!!

Tú muy compuesto, como siempre; y él, no sabiendo cómo reaccionar ante la temática de la película teniendo junto a sí al "templo de la rectitud encarnado". jajajajajaja

No sé. Creo que les haría bien relajar un poco la vena. Me refiero a que te muestres más "humano" ante él. Igual la diferencia de edad es importante, pero creo que se sentirían mucho mejor el uno con el otro, si no te dedicaras siempre a ser el "ejemplo de autoridad moral de la familia". No sé, ponte en su lugar. Comenta un poco (subrayo "un poco") de la forma en que tú veías el tema a su edad, de las preguntas que te hacías, etc.. Creo que se acercarían más.

Por otra parte, también me reí mucho imaginando cómo habría escrito tu hermano sobre la misma experiencia si tuviera un blog jajajajajajaja

Excelente post.

Saludos!!

8:40 p. m.  
Blogger J. said...

:)

Completamente de acuerdo con el de aquí arriba

Slds

9:50 a. m.  
Blogger Adrian Paul said...

...creo k tienes que pedir la opinion antes, para no toparte con sorpresas...hoy las cosas son distintas para los jovencillos, k de precoces tienen mucho.

Hugs.

AP

12:19 p. m.  
Blogger Julius said...

17 años?
Relájate, seguro que sabe más que tú y yo juntos.
Parece que no has cachado como están los pendejos ahora. Ni parecido a como eramos nosotros.

Te estás hiperventilando.

Abrazos,

JUL.

5:08 p. m.  
Blogger Pablillous said...

Igual encuentro que le estas poniendo mucho. Nunca debiste elegir esa pelicula, pero por mala no por subida de tono, estoy seguro que a tu bro no le hizo ni cosquillas..

si yo tuviera un hermano grande...jamas le rechazaria una invitacion al cine

12:45 a. m.  
Blogger p. said...

yo fui a ver haaaace tiempo ya "mala educación" con mis papás (ellos invitaron)... estaba yo muy al medio con uno a cada lado cuando gael trasvestido se saca un pelo de la boca con sus dedos con unas uñas postizas tremendas (pa quien la haya visto o tenga algo de imaginación sabrá a que me refiero)

fue un POQUITO incómodo, pero el cine también está para eso, no?

saludos!

11:17 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home