sábado, noviembre 10, 2007

Las Brutas

Fui a ver Las Brutas, y me dio pena. No todo el rato -de hecho, me reí bastante-, sino hacia el final; cuando Justa, Luciana y Lucía transmiten toda la desesperanza de la soledad y el implacable paso del tiempo… La tristeza de sentir que no vivieron; porque atrapadas en una cárcel de cerros y cielo inmensos, simplemente se limitaron repetir una y otra vez lo mismo, hasta que ya no sabían cómo o no se atrevían a escapar, sino de la forma más absoluta.
Terminó la función, me puse los audífonos para seguir escuchando las canciones de Rufus Wainwright, y me fui caminando por un Santiago adormecido, extrañamente lluvioso y fresco para la fecha.

5 Comments:

Blogger Blefaroplastía said...

Ese es el tema. Ese es el tema.

Eso

B.

1:40 p. m.  
Blogger J. said...

"y me fui caminando por un Santiago adormecido, extrañamente lluvioso y fresco para la fecha," con un sentimiento en el corazón...

(creo que podría seguir y continuar el escrito)

nada que hagan estas minas juntas va a ser algo liviano, de fácil comprensión y que sin embargo se siente igual, tal vez es eso lo qu eme gusta del teatro, como llega al sentimiento sin pasar por el intelecto.

Slds

2:13 p. m.  
Blogger Feñizio said...

La ubico solo porque vi el comentario de en las noticias hace un tiempo ya. Me imagino que debe ser buena.

Saludos

11:52 a. m.  
Blogger Carlitos said...

deseo verles, como dijo J. es una cosa mas emotiva que cerebral, y si ese día oias algo del disco nuevo de rufus como "going to a town" el cuadro seguro quedaba perfecto.

saludos
c

3:21 p. m.  
Blogger Pablillous said...

parece que la frescura ya se acabo en Santiago no?

9:41 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home