viernes, diciembre 14, 2007

Tattoo

Con los tatuajes tengo una relación de amor/odio. Si le preguntan al Remus de hace unos años, simplemente los rechazaría como una forma barbárica de expresión, impropia de personas decentes. De hecho, todavía me resultan absolutamente desagradables en las mujeres, sobre todo los que se ubican donde termina la espalda y comienza el culo. No hay caso, por muy sensuales que los vendan, para mi resabio heterosexual esos dichosos dibujitos en las féminas funcionan como implacables matapasiones.
En los hombres, en cambio, pues…
De un tiempo a esta parte he ido descubriendo que me generan creciente atractivo, especialmente cuando lucen en un cuerpo relativamente bien cuidado. Ahora bien, si el espécimen en cuestión es fibroso o maceteado musculoso, ahí francamente el morbo se me dispara a mil. Porque como yo lo veo, los tatuajes -siempre que su diseño también sea masculino, obvio- están asociados a un cuento de virilidad: funcionan a la vista como las feromonas para el olfato.

Como fetichista observador, los rincones que considero más eróticos para lucir uno (basado en mi experiencia en Gaydar y otros sitios web), son: una bien formada espalda, justo debajo uno de los hombros; enmarcado en un redondo y firme glúteo, o escondido en la muy sensual zona del bajo vientre (y si está semioculto por un ajustado Calvin Klein, ufff, tanto mejor).
¿Me atrevería yo a hacerme uno? No sé. Todavía siento que no van conmigo, ni con mi poco ejercitado cuerpo. Pero reconozco que la idea me ha tentado. Incluso, tengo más o menos claro el dibujo que pediría y la parte del cuerpo en que me lo haría… Obviamente sería una de las antes mencionadas.

9 Comments:

Blogger Feñizio said...

Ese tatuaje que tiene Frédéric Michalak es muy choro. Me gustan los del tipo tribal. Yo hace un tiempo atrás me quise hacer uno precisamente en la espalda, entre los hombros, pero una personita acá puso el grito en el cielo y hasta ahí no más llegó mi intención. Será hasta la próxima no mas.

Saludos

Saludos

8:54 a. m.  
Blogger Julius said...

No se...nunca me he tentado con uno. Pero reconozco que mi nula tolerancia al dolor tiene mucho que ver.

Vi una "película" el otro día, que creo que te dejaría loco; adecuadamente se llamaba "Ink Storm", BUENÍSIMA!!!!

Abrazo,

JUL.

2:58 p. m.  
Blogger Blefaroplastía said...

El tatuaje ese de la foto es uno de mis fetiches. Tengo otro con el que caigo en amor, pero me lo voy a guardar para mi. Es el mejor tatto Ever.

El mio lo tengo entre ceja y ceja. No pasó al 2009 sin hacermelo. Toy pensando donde. La región lumbo sacra siempre me a parecido interesante. También en el costado, donde está el michelin que carezco o un poquito más arriba o al medio imediatamente bajo el cuello. La idea es que se veo o se incinue un poco.

Eso

B.

PD: dijiste culo!!!! eso no lo haces.

3:55 p. m.  
Blogger J. said...

He tenido la tentación, en el omóplato sentía que se veía muy bien cuando nadas, pero no me lo vería nunca, así que descartado, luego bajo la línea diagonal en la ingle, que deje asomar un poco del dibujo en la playa, podría ser, pero nunca he pensado un buen diseño que no me aburra en algún momento y me arrepienta luego.

El que no me haría nunca, el de jeffrey, en el cuello.

Slds

12:37 p. m.  
Blogger Remus said...

Estimado J, el tatuaje de Jeffrey me ponía nervioso todo el rato, pero no es nada comparado con uno que sale en la promo de la "película" recomendada por Julius; sólo puedo decir AUCH!!!
(A todo esto, me gustó más la colección de Uli)

Don Blefa, eso de andar contando las cosas a medias no se hace, diga -o mejor muestre- cuál es ese tatuaje que tanto le gusta.

Saludos!

1:13 a. m.  
Blogger Pablillous said...

no creo que nunca me haga uno, pero hay algunos que a ciertos individuos les quedan muy yummy

1:28 a. m.  
Blogger GATO ROMANO said...

Yo tengo un bonito corazón de Jesús tatuado en mi pierna izquierda y JAMAS pensé si tenía las condiciones físicas para hacérmelo. Lo hice para mi y no para agradar a nadie más.

7:07 p. m.  
Blogger dixleso said...

Sufro de una tentación enorme de hacerme uno, pero mi lado conservador me frena de hacerlo. La vez que estuve a punto de hacermne uno mientras andaba de vacaciones me miraron más que feo y me lo prohibieron rotundamente... terminé comprando un tatuaje de esos que se pegan en un museo con un motivo de Egon Schile, aún no lo uso.

eL Tatuaje más sexy que he visto alguna vez es en no sé cómo se llama el actor en una de las películas Blade en la zona de la ingle... UFFFFFF

2:30 p. m.  
Blogger La Elegancia de Amar said...

Me gusto tu historia, pero hay algo que a mi no me deja indiferente..

Las mujeres no se ven mal con tatuaje .. dependiendo el tamaño, donde lo tengas y el tipo de tatuaje.

Por otro lado .. si tu eres heterosexual porque te llaman la atencion los hombres fibrosos, bien parecidos y que andan con tatuajes en parte sujestivas o bien en partes donde se vean??

Te atrae el sexo opuesto a ti .. o te atraen personas del mismo sexo ..?? dejas todo en duda y eso me gusto igual .... debo reconocerlo ... yo siendo homosexual me gustan los tatuajes, pero no en mi .. por otro lado el solo hecho de sentir ese dolor que produce la inyecta de tinta... nop .. no tranzo ...

abrazos y me gusto lo que escribiste ..

2:03 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home